· 

Tantra y Hatha Yoga

tantra y hatha yoga

 

El Tantra es un movimiento espiritual que sacraliza la naturaleza, “prakriti”, el mundo material. Las deidades bajan a lo cotidiano y cualquier actividad terrenal tiene el potenciál de convertirse en un ritual espiritual.

 

En esta idea hay una clara aproximación al no-dualismo (de hecho hay corrientes abiertamente no dualistas como el el Shivaismo de Cachemira) pero en general se sigue manteniendo una clara tendencia dualista que busca la purificación del cuerpo para alcanzar la unión con Dios.

 

Uno de los personajes más importantes de este movimiento es Goraksa Nâth, discípulo de Matsyendra Nâth. Goraksha Nâth fue un yogui muy importante de finales del siglo XI d.c., creador de la escuela Nâtha (Kâmphata Yogis, los conocidos Babas o Sadhus) y padre a su vez de lo que hoy conocemos como Hatha Yoga. Fue él quien escribió uno de los primeros textos prácticos de Hatha Yoga el “GORAKSA SHATAKA” y que sirvió de base fundamental para textos que saldrían a la luz siglos después; el “HATHA YOGA PRADIPIKA” escrito por el Yogui Svatmarama en el s.XIV, el “GHERANDA SAMHITA” y el “SHIVA SAMHITA” ambos de autor desconocido y escritos en el s.XVII.

 

En el Tantra el maestro o “Guru” juega un papel crucial. Las técnicas de Yoga eran secretas y sólo se podía acceder a ellas tras realizar una iniciación con el maestro con quien se convivía el tiempo que durase el aprendizaje. Es por eso que la mayoría de los tantras (escrituras tántricas) están escritos como discursos entre el maestro y el discípulo.

 

El término Hatha significa “fuerza”, “opresión” y tiene sentido ya que las distintas prácticas que los Hatha Yogis llevaban a cabo para despertar la energía espiritual, suponían verdaderas austeridades, pruebas de resistencia física y mental relacionadas con la idea del sacrificio védico (Agni Jotra o Havan). En el Hatha Yoga se sacrifica el cuerpo, “prakriti”, aquello a lo que más estamos apegados, en el fuego purificador del Yoga para así generar una gran transformación interna.

 

En el Tantra, ya no hace falta ir a los templos a adorar a los Dioses, pues estos se encuentran en todos los sitios, incluido el cuerpo físico. Shiva y Shakti son en este caso la representación de la consciencia y la energía respectivamente. La realización del matrimonio sagrado entre ambos a través de distintas prácticas da lugar al despertar espiritual, la disolución de los opuestos y la caída del velo que genera la distinción entre el tú y el yo, entre el sujeto y el objeto, entre el “Atman” (alma) y “Paratman” (Dios).

 

Es por esto que algunos autores hablan de que el término “Hatha” está compuesto de dos conceptos:

  • Ha: Sol
  • Tha: Luna

Haciendo así referencia a esa dicotomía y al sentido original de las prácticas de Hatha Yoga.

 

El proceso del Hatha Yoga sería el siguiente:

 

  1. Es necesario purificar inicialmente el cuerpo por fuera y por dentro a través de distintas técnicas de limpieza física; los “shatkarmas”. Así el templo está en condiciones y la energía “Prana” o “Shakti” puede circular con fluidez, libre de obstrucciones.
  2. A través de distintas posturas “ásana”, se consigue la estabilidad física suficiente para realizar las prácticas posteriores. Es la primera vez en la historia del Yoga que se habla de otras posturas que no sean las de meditación.
  3. Una vez el cuerpo está limpio y estable, mediante distintas prácticas de “pranayama” se comienza a manipular el “Prana” que circula por el cuerpo. Como punto de partida, se equilibra el caudal de energía que pasa por los nadis ida y pingala. Pero por el nadi sushumna, el más importante, no pasa la energía ya que en su base, la serpiente kundalini bloquea el paso. Ahí se encuentra el siguiente objetivo, despertar a la Kundalini.
  4. Mediante a una combinación de “pranayama”, “bandha” y “mudra” se trabaja para unir entre sí el “apana vayu” y el “prana vayu” (corrientes energéticas normalmente opuestas). Esta unión se da a la altura del corazón (morada de Shiva, he aquí la unión de Shiva y Shakti para algunos).
  5. La unión de estas fuerzas opuestas aviva enormemente el “Agni” (fuego digestivo, fuerza de voluntad…) al ser alimentado con el aire del “prana vayu” (respiración) y el combustible del “apana vayu” (deshechos, impurezas, deseo…)
  6. El enorme calor generado hace despertar bruscamente de su letargo a la serpiente kundalini que se estira como un palo a lo largo del sushumna nadi quedando liberado el nudo que bloqueaba el paso de energía por dicho canal central. Una vez desobstruido el paso, la energía de la mano de la consciencia (Shakti y Shiva), pueden por fin atravesar juntos este camino que conlleva el pleno rendimiento de todas las funciones psicofísicas reguladas por los siete “Chakras”. Otra visión es que el Prana o Shakti asciende en solitario y encuentra a Shiva en el entrecejo.
  7. Finalmente, después de atravesar todo el sushumna, el Prana/Consciencia se encuentra con “Brahmarandhra” la puerta de acceso a lo supremo la cual atraviesa para alcanzar la experiencia del “Samadhi”, unión con Brahman (Dios), iluminación, no dualidad…

 

Para entender mejor esta alquimia, conviene tener claros algunos conceptos:

 

LOS TRES CUERPOS Y LAS CINCO ENVOLTURAS (PANCHA KOSHA)

  • Cuerpo Físico (Sthula Sharira)
    • Annamaya Kosha (envoltura material
  • Cuerpo Sutil o Astral (Sukshma Sharira)
    • Pranamaya Kosha (envoltura vital o energética)
    • Manomaya Kosha (envoltura mental, racional y emocional)
    • Vijnanamaya Kosha (envoltura de conocimiento, comprensión, sabiduría)
  • .Cuerpo Causal (Karana Sharira)
    • Anandamaya Kosha (envoltura de dicha, paz, gozo)

El Hatha Yoga enfatiza el trabajo sobre la envoltura energética, pranamaya kosha.

 

 

NADIS, CHAKRAS Y VAYUS

 

El Prana (energía) circula por nuestro cuerpo a través de una red de canales llamados nadis.

  • Existen 72.000 nadis en el cuerpo según los textos.
  • De ellos, tres son los más importantes:
    • Ida: luna, frio, sistema nervioso parasimpático, narina izquierda. El Prana tiende a circular más por este canal cuando estamos perezosos, nos dejamos llevar, descansamos…
    • Pingala: sol, calor, sistema nervioso simpático, narina derecha. Por aquí circula más Prana cuando estamos activos, nerviosos, en tensión…
    • Sushumna: canal central por el que circula la energía espiritual. En condiciones normales en su parte inferior se encuentra la kundalini, una serpiente que se enrosca dando tres vueltas y media sobre su base bloqueando el paso de energía.
  • Chakras: Son centros de energía situados a lo largo de la columna vertebral y su función es la gestión y distribución del Prana para las distintas funciones psicofísicas. Están relacionados con distintas glándulas endocrinas.
    • Muladhara:
      • Pétalos: cuatro
      • Color: rojo
      • Yantra: cuadrado
      • Elemento: tierra
      • Bhija Mantra: lam
      • Localización: Perineo / cuello del útero
      • Glándulas: Suprarrenales
      • Instinto de supervivencia, seguridad.
    • Svadhisthana
      • Pétalos: 6
      • Color: naranja
      • Yantra: Luna creciente
      • Elemento: agua
      • Bhija mantra: vam
      • Localización: Plexo Sacro
      • Glándulas: Testículos/ovarios
      • Sexualidad, relación con el otro.
    • Manipura
      • Pétalos: diez
      • Color: amarillo
      • Yantra: triángulo invertido
      • Elemento: fuego
      • Bhija mantra: ram
      • Localización: plexo solar
      • Glándula: Pancreas
      • Fuerza de voluntad.
    • Anahata
      • Pétalos: doce
      • Color: Verde /Azul
      • Yantra: hexágono (dos triángulos superpuestos)
      • Elemento: Aire
      • Bhija mantra: yam
      • Localización: Corazón
      • Glándula: timo
      • Amor incondicional, aceptación.
    • Vishuddha
      • Pétalos: dieciséis
      • Color: Azul / Morado
      • Yantra: círculo.
      • Elemento: Eter
      • Bhija mantra: ham
      • Localización: Garganta
      • Glándula: tiroides
      • Comunicación y creatividad.
    • Ajna
      • Pétalos: dos
      • Color: Violeta / Gris humo
      • Yantra: triángulo invertido
      • Elemento: Mente
      • Bhija mantra: aum
      • Localización: Etrecejo (tercer ojo)
      • Glándula: pituitaria
      • Intuición y trascendencia de la razón
    • Sahashrara
      • Pétalos: mil o infinitos
      • Color: Blanco violáceo / multicolor
      • Yantra: Sri Yantra
      • Elemento: todos
      • Bhija mantra:
      • Localización: coronilla
      • Glándula: pineal
      • Conocimiento directo, sabiduría, consciencia de Dios.
  • Vayus: En función del área del cuerpo donde se encuentre, el Prana desarrolla distintas funciones y tiene distintas tendencias. Se habla de 5 corrientes o “vayus” de gran importancia (pancha vayus):
    • prana vayu: corriente ascendente ubicada en el pecho y relacionada con la respiración y la captación del Prana.
    • apana vayu: corriente descendente ubicada en la parte inferior del tronco y relacionada con la eliminación de deshechos, la eyaculación y el alumbramiento. 
    • samana vayu: corriente que trabaja en el área abdominal encargada del metabolismo y el fuego digestivo “Agni”.
    • udana vayu: se ubica en la cabeza y el cuello y se relaciona con los sentidos, la palabra y el pensamiento. 
    • vyana vayu: se distribuye por todo el cuerpo y coordina al resto de vayus. Se relaciona con el sistema nervioso, circulatorio, muscular y óseo.

También existen otros vayus considerados “menores” o de menos importancia: kurma vayu, krikala vayu, devadatta vayu, naga vayu, dhananjaya vayu.

 

 

AMRITA

 

Es el néctar de la eterna juventud (“soma” en los Vedas, “ambrosía” para los griegos y “vino” para los cristianos). Se dice que hacen falta 32 días para que los alimentos se conviertan en sangre. Con 32 gotas de sangre y tras 32 días se destila una gota de fluido sexual. Con 32 gotas de fluido sexual y tras 32 días se destila una gota de “amrita”. Este elixir se almacena en un centro situado en la parte posterior de la cabeza, “bindu” chakra, aportándonos vitalidad. Pero en condiciones normales tiende a gotear cayendo a través de la garganta hasta el estómago donde es consumido por las llamas del fuego digestivo “agni”.

 

 

SHIVA Y SHAKTI

  • Shiva es la consciencia, el amor universal, el alma, el aspecto masculino de la realidad. Se le representa con un sol y se le ubica en el corazón. Es el “Ha” del “Hatha”.
  • Shakti es sinónimo de Prana, la energía universal, la fuerza vital, el aspecto femenino de la realidad. Se le representa con una luna y se la ubica en la base del tronco. Es el “Tha” del “Hatha”.

Si quieres saber más sobre la historia y la filosofía del Yoga, no dudes en inscribirte a la próxima edición del Curso de Profundización en Yoga.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0